Huertas Caseras

guía paso a paso

Herramientas

Herramientas

Hacer una huerta casera puede parecer complicado, hay muchas cosas a tener en cuenta y a veces es fácil perderse, ¿Cómo hacer un huerto urbano en casa?, ¿qué plantas se pueden cultivar en una terraza? ¿Qué materiales son imprescindibles? ¿Es necesario invertir en una mesa de cultivo? Son preguntas muy habituales que seguramente te has planteado si estás pensando en hacer un huerto casero. Pero te aseguro que no es difícil una vez tienes claro qué es lo que necesitas y los pasos a seguir para montarlo por primera vez. Hacer un huerto en casa es sencillo y una experiencia muy gratificante.

¿CÓMO HACER UNA HUERTA EN CASA?


Da igual el espacio con el que cuentes, la experiencia que tengas o los cultivos que quieras plantar, para empezar un huerto necesitas estas 4 cosas básicas.

Recipientes

Los recipientes donde vamos a plantar son muchos y muy variados, hay desde mesas de cultivo, jardineras y macetas hasta jardines verticales. Escoger uno u otro dependerá de varias cosas: la inversión que quieras realizar, el espacio con el que dispones y el uso que le quieras dar.

Sustrato

El sustrato o tierra es el medio donde se desarrollan las raíces de la planta, de él absorberá sus nutrientes, por esta razón, una norma básica para unas plantas y un huerto sano empieza en esta elección.

Plantas

Lo cierto es que en un huerto urbano puedes plantar todo tipo de hortalizas y verduras, desde lechugas y tomates hasta coles, maíz o pepinos. Todo depende de tu nivel de experiencia y del espacio que dispogas. En esta guía te contaré qué cultivos son mejores para empezar el huerto y qué puedes plantar según la época del año.

Agua

El agua se encarga de “recoger” los nutrientes del suelo y transportarlos a través de las raíces a la planta. Es imprescindible para el buen desarrollo de las plantas. Le dedicaré también toda una sección más adelante.

Es cierto que después pueden venir bien otros productos como herramientas o tratamientos concretos para plagas, pero ellos dependerán de cada situación y de cada momento, además, son productos que si en algún momento son necesarios, no lo son para la primera fase inicial.

Escoger el mejor recipiente

No existe un “recipiente ideal”, sino que deberás escoger el que mejor se adapte a tu situación. Escoger entre macetas, jardineras, mesas de cultivo o jardines verticales dependerá de estos factores:

El espacio con el que cuentes.
La inversión que quieras realizar.

Se pueden agrupar todos los recipientes para cultivar en huertas caseras en estas 4 categorías:

MESAS DE CULTIVO


MACETAS


JARDINES VERTICALES


MACETAS COLGANTES


MESAS DE CULTIVO

Las mesas de cultivo son estructuras elevadas que te permiten cultivar sin arquear la espalda y plantar muchos cultivos en el mismo espacio gracias a su gran superficie.

El tamaño dependerá exclusivamente del espacio que dispongas. La única norma en este aspecto es que tengan al menos 25 cm de profundidad. El resto depende de tus gustos y tu espacio. No pienses siempre en comprar la más grande, hay veces que dos mesas pequeñas resultan más fáciles de encajar en el espacio, como en balcones y terrazas alargados, donde en lugar de escoger una mesa de cultivo grande,es más práctico optar por colocar varias mesas pequeñas en fila para crear un espacio alargado de cultivo a lo largo de la pared de una terraza.


Sus ventajas son:

Mayor espacio de cultivo.
Mayor comodidad. Al estar elevadas son ideales para personas mayores y para personas con discapacidad motora.
Facilitan la tarea del riego.

LAS MACETAS

¿Qué tienes que tener en cuenta a la hora de escoger la mejor maceta?

drenaje

Una maceta tiene que poder expulsar el exceso de agua (ya sea porque nos hemos pasado regando o porque ha llovido mucho). Por eso necesita siempre SIEMPRE agujeros de drenaje en la base. En interior puedes añadir una bandeja para proteger el suelo.

tamaño

Resulta súper fácil equivocarse con el tamaño de la maceta. Yo mismo ví las primeras veces como mis tomateras se morían sin remedio por haber escogido macetas demasiado pequeñas. Por eso quiero profundizar en este aspecto, para que a ti no te ocurra lo mismo. En la siguiente sección he agrupado los cultivos más habituales y fáciles para empezar según el tamaño de maceta que necesitan.

macetas 16 l

Los tomates, pimientos, berenjenas, judías y guisantes son plantas que tienen unas raíces profundas a las que les gusta ocupar un buen espacio. Por eso, requieren que el volumen de la maceta sea mínimo de 16 litros.

macetas 2 l

Lechugas,espinacas y rúcula. Estos cultivos que se cosechan por sus hojas son perfectos para hacerte tus propias ensaladas. Tienen raíces pequeñas y superficiales, por eso, con 2 litros tienen más que suficiente para un completo desarrollo.

macetas 0,5 l

Zanahorias, rabanitos, remolachas,cebollas y ajos. Los más pequeños, ¡caben en cualquier lugar! con 0,5 litros por planta tienen más que suficiente. La mejor opción para plantarlos es, igual que con las lechugas, varios en un mismo recipiente.

macetas 16 l

Plantas aromáticas. Tienen la ventaja de que se adaptan a espacios muy pequeños, de hasta un litro, pero si les das un extra de espacio en la maceta pueden llegar a hacerse gigantes.

JARDINES VERTICALES

Los jardines verticales son estructuras que, o bien colocadas en el suelo o enganchadas a la pared, sirven para plantar cultivos a lo largo de toda la superficie vertical.

Sus ventajas son:

Aprovechas el espacio al máximo, te permite disfrutar de un huerto aunque no tengas un rincón para ello, sólo hace falta una pared.
Son muy estéticos.

Inconvenientes:

Inversión inicial mayor.
No se puede plantar de todo, el tamaño para cada planta es de unos 3 – 4 litros, es perfecto paraaromáticas, lechugas, espinacas, cultivos de raíz y fresas. Pero no para tomates o pimientos.

Los jardines verticales tienen la ventaja de que se instalan muy fácilmente y permiten personalizarlos. Se pueden hacer con diferentes materiales incluso reciclados como las botellas de plástico, las canoas de los techos, etc. ya es cuestión de jugar con la creatividad.

¿DÓNDE PONER EL HUERTO?

Ya te hayas decidido por una mesa de cultivo o unas macetas, tan importante es escoger lo que más se adapte a tu situación como la ubicación de tus recipientes. Debes tener en cuenta que los cultivos agrícolas necesitan muchas horas de luz.
Las macetas de pimientos, tomates y judías, disfrutan mucho del sol, necesitando mínimo 6 horas de luz directa. El resto de los que hemos comentado, pueden tolerar algo la sombra, así que bastarían con 4 horas de luz.

Trucos para aprovechar más la luz en el huerto urbano


Averigua las zonas de sol y sombra de tu jardín, balcón o patio, úsalas para generar microclimas en tu huerto. Ten en cuenta la orientación, y la sombra generada por edificios, árboles, etc. Úsalo en tu favor jugando con ello! Colóca aquellos cultivos más exigentes en las zonas con más luz, y aquellos que agradecen cierta sombra bajo estos o en zonas donde las horas de luz directa sea menor.


Orienta el huerto hacia el sur o el sureste, ya que suele ser la orientación con más horas de sol.


Coloca las plantas más altas en la cara norte para evitar que proyecten sombras sobre los cultivos más bajos.


En zonas muy calurosas, cierta sombra en las horas de más calor darán un respiro hasta a las plantas más exigentes.

EL SUSTRATO O TIERRA

Una vez escogido el recipiente, deberemos rellenarlo de sustrato, este es un tipo de tierra específico para macetas u otros recipientes ¿por qué debe ser específico? Muy fácil, cuando las plantas crecen en el suelo, las raíces pueden expandirse buscando zonas done haya mayor disponibilidad de agua o de nutrientes, en un recipiente no. Por eso, es importante buscar un sustrato específico para macetas, que retenga bien el agua y sea rico en nutrientes. También es importante que sea ligero y poroso (las raíces también necesitan el aire que hay en los poros de la tierra).

LAS SEMILLAS Y LAS PLANTAS

A la hora de escoger las hortalizas y las verduras para el huerto suelen salir una duda bastante común, ¿qué es mejor? ¿Empezar el huerto con semillas? ¿o comprar directamente la planta? La respuesta es muy sencilla y a la vez muy complicada: depende. Depende sobre todo de tu nivel de experiencia y del cultivo.

Generalmente es más fácil comprar la planta y colocarla (transplantar) en su lugar definitivo, pero decir que vale la pena hacerlo con todas tampoco sería cierto, hay semillas que crecen solas prácticamente, con lo que resulta un derroche comprar el plantel.

Si estás empezando, es mejor que empieces con plantel aquellos cultivos que requieren una siembra en semillero. La siembra en semillero es aquella que se hace en macetas pequeñas, bajo un invernadero, antes de pasarlas al exterior y a su lugar definitivo.

¿QUÉ SE PUEDE PLANTAR EN UNA HUERTA CASERA?


Lo cierto es que en casa puedes plantar lo que quieras, en serio, de verdad, de todo, maíz, tomates, fresas, habas, hasta sandías o melones. Pero alto, que se pueda plantar de todo no quiere decir que debas empezar con todo. De hecho, es mejor empezar con unos pocos cultivos, que sean fáciles y agradecidos, para que poco a poco vayas subiendo el nivel (ya verás que te lo pedirá el cuerpo).

Albahaca
Perejil
Cilantro
Espinacas
Lechugas
Rabanito
Remolacha
Cebolla de rama
Oregano
Tomillo

Tomate
Pimiento
Berenjena
Fresas
Rúcula
Acelga
Hierbabuena
Menta
Pronto alivio
Romero

CÓMO SEMBRAR EN 4 SIMPLES PASOS

PASO 1

Para mejores resultados, humedece el medio de cultivo antes de sembrar. Es importante que la humedad sea homogénea, para que no quede ninguna zona seca que pueda dificultar la germinación.

PASO 2

Haz un pequeño agujero, que no supere 2 veces el tamaño de la semilla (es un error habitual enterrarlas mucho). Las semillas más pequeñas (lechugas, rabanitos) basta con ponerlas sobre la superfície.

PASO 3

Coloca 2-3 semillas en cada agujero, no más. Vuelve a cubrir con una ligera capa de sustrato. Vuelve a regar con cuidado de no remover las semillas del sitio.

PASO 4

Cuando las semillas hayan germinado, deberás escoger la más fuerte y quitar las otras dos, así, le dejarás espacio para que pueda crecer bien.